¡Alabado sea la Aliento de la Vida (Prāna)! Aquello gobierna el mundo,

Maestro de todas las cosas, En lo que se basan todas las cosas. (1)

 

Alabado seas, Aliento cuando vienes; Y alabado cuando te vayas

Cuando te levantas; Y cuando te quedes quieto, alabado seas.  (7)

 

Aliento de Vida es reina, es guía; Venerado por todas las cosas;

Es el sol, es la Luna; Es también el padre de todos. (12)

 

– Atharva Veda 10, 4 – Prānasūktam

 

El movimiento de la respiración y su correspondencia con el ciclo lunar se percibió ya en tiempos védicos y se trasladó a los Tantras siglos más tarde, siendo en estos últimos donde encontramos las mayores piezas de información. Volcando la principal área de estudio hacia la disciplina de la Respiración y el trabajo con la Energía Interna, hay que necesariamente volcar la atención hacia los numerosos y un tanto oscuros Tantras.

Información acerca de la “Respiración” y la “Rueda del Tiempo” la encontramos extensamente en los Bhairava Tantras o Āgama, en los Tantras del Kālīkrama, que es lo que cabría esperar ya que Kālī es sobre todo la encarnación del poder del tiempo (kāla) que consume y crea todas las cosas, y ampliamente en los Tantras Tibetanos, todos quienes exponen enseñanzas similares sobre la Rueda del Tiempo y el ciclo del aliento.

Aunque cayeron en relativa oscuridad posteriormente, hubo un período en el que fueron populares. El Yantra de la importante escuela india de Śrīvidyā conocido como Śrī Yantra es también una Rueda del Tiempo, repleta de constelaciones y planetas. Pero tal vez donde es más prominente hoy es en el Tantra Tibetano y la escuela de la que es la principal autoridad, es decir, Kālacakra, la Rueda del Tiempo.

Un día y una noche, las quincenas crecientes y menguantes, las dos mitades del año, ciclos de sesenta años, que se extienden hacia la respiración y la vida de los dioses, todo se refleja en el ciclo del aliento. Todos los días respiramos 21.600 veces y con cada respiración, de solo nosotros lo sabíamos, abarcamos todos estos ciclos de tiempo. Aquí hay un método para observar el movimiento de la respiración con gran atención, una práctica que sin duda puede decirse que está entre las más antiguas e importantes de todas las tradiciones meditativas de India. Se nos enseña no solo a sentir el flujo de tiempo en la respiración sino, sobre todo, su origen y su final en la unión entre sus fases ascendentes y descendentes. Si son de día y de noche, nos dirigen al amanecer y al atardecer, a la medianoche y al mediodía; si son las quincenas lunares, la Luna Llena y la Luna Nueva. Particularmente importante internamente, como en el mundo exterior son los eclipses, lunar y solar. Si el ciclo es el año, las uniones son los solsticios, etc.

Para saber más y estudiar de manera práctica este y otros temas relacionados participa del programa de estudio intensivo Hatha-Vidyā & Kāya-Sādhana.

Tantras, Respiración y Rueda del Tiempo
Tagged on:         

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *